Entrada de Búsquedas

sábado, 1 de enero de 2011

Cultura e Industria

Parece mentira que una cultura como la norteamericana haya podido posicionarse con tanta fuerza en el mundo occidental, hasta tal punto de pervertir el sentido de las palabras, reduciéndolas a un mínimo común denominador própio.

No voy a descubrir nada nuevo a quien haya leido sobre el tema ya. Sólo estoy posicionándome para lo que pueda avecinarse.


Hablo de la palabra cultura  en general. Parece que solo és cultura cuando hablamos de cine, televisión, lectura o música. Hay quienes se atreven tímidamente a incluir en ella la pintura o la fotografía. Pero, en todo ésto parece que se olvidan de lo que es realmente la cultura. La cultura es el graffiti que se pinta en la calle, el decir "friki" a cualquiera que tenga gustos raros, el hecho de ir de botellón al parque,... es lo que genera el populacho por el simple hecho de repetirlo hasta la saciedad. Y por ello mismo, la cultura es cambiante y versátil. A muchos puede no gustarle ésta definición, porque pone al mismo nivel a Gaudí y a la Belén Esteban, pero ahí está. La pija es un elemento cultural de nuestra época.

Luego hablamos de la industria, que por definición es la producción en masa, estricta y conservadora de una idea que genera muchos beneficios. El márketing es el arma más devastadora de la industria por que crea la necesidad de ésa idea.

Ergo cuando hablamos de industria cultural, a pesar de que nadie se lleva las manos a la cabeza, hablamos de una relación anti-natura que ha fructificado a lo largo de éste siglo. El problema es que en ésta relación, la industria ha ido haciéndose cada vez más fuerte, generando "arte" repetitivo, sobrevalorado y poco original.

A corto plazo parece ser que dicha relación es realmente positiva. Salen autores a raudales, aunque la mitad sean "creados" de la nada. Las empresas ganan ingentes cantidades de dinero en algo que antes no les proporcionaba nada de provecho, y por ello generan más necesidad de artistas, que van a tener que amoldarse a la idea cultural que tienen las empresas para prosperar. Pero aún así, el nivel de generación de arte sigue creciendo.

A medio y largo plazo, dicho sistema está resultando devastador en el mundo de la cultura, ya que las nuevas obras suelen resultar en un extraño mundo de creación, cuando mayormente son autoplágios o copias de otras obras, pilladas por los pelos o reescritas por completo. Ergo, poco a poco, toda la creatividad está reduciéndose a unos temas concretos, en donde la novedad es tan dificil de financiar, que llegamos a que con el modelo antiguo no-industrial tenían las mismas posibilidades.

Ahora llegamos al momento actual. Internet, creado para generar millones de beneficios de conectividad, se les ha escapado de las manos, como deberían haber supuesto, y han cambiado la relación cultura-industria. Ahora aparecen autores de lo más superfluos a otros que acaban siendo superventas, a pesar de la industria. Algunos superventas pueden ser terribles, pero sólo son parte de la cultura que se está generando a un ritmo casi de la velocidad de la luz en la red de redes.

Esa falta de control por parte de la industria, ha hecho que muestre los dientes ante dicho avance, y controlando como controla los mercados, intenta aportar leyes para atar aquello que no puede permanecer quieto. El avance tecnológico. Se puede postergar durante un tiempo, como ya demostraron los gremios(como ahora las distribuidoras) y la iglesia en la edad oscura, pero no por ello dejará de avanzar poco a poco, porque la cultura es de todos y no se puede controlar.

Estamos en un momento de inflexión, en donde lo que hasta ahora eran buenas intenciones en la red, va de camino a convertirse en una nueva revolución que acabará, y ya está acabando, con muchos de los conceptos actuales de mercado.

La cultura, mal que les pese a la gente, no ha de ser gratuita, ES gratuita. El precio que puedan ponerle en medio es solo un parche franqueable que no dejarán de atacar.

A mi una de las cosas que siempre me han fascinado de las grandes urbes, son los grafittis que la gente hace. Grafittis que en su gran mayoria quedan durante más de una década pintados en la pared, quedando como impronta própia de la ciudad, y que cuando los quitan, la vecindad parece que se queda coja. Sinceramente, a esos no les está pagando nadie royalties por sus obras.

Entiendo la necesidad del autor de cobrar por su trabajo artístico. Hay muchos métodos para difundir sus obras y cobrar por ellas sin necesidad de recurrir a leyes aberrantes.

Dejo varios ejemplos, aunque haber hay mas:

myspace

spotify

elcosmonauta

En el fondo se resume todo a lo mismo. Hacer partícipe a la gente del proyecto, y que pueda ser selectivo. Porque la gente será usurera, le gustarán las cosas gratuitas y un sinfín de cosas que he oido por ahí, pero si les interesa el tema, y les dejas tomar cartas en el asunto, participan, y no les importa el dinero. Por experiencia própia.

Ahora mismo con la difusión que está teniendo el sistema de mp3, ebooks, videostreaming (youtube, y similares), la compartición de archivos,... es tan brutal, que pensar que la cultura generada por dicha difusión se retraiga a sus origines es absurdo por definición. Hoy en dia, y cada vez más, las nuevas generaciones son mucho más internacionales. El contacto diario con gente de otras zonas mundiales, el hecho de darse a conocer constantemente en internet, el perder muchos de los tapujos que antes se tenían por el simple hecho de conocer a otros con tus mismos ideales, fomenta una conciencia social sin igual en la historia del hombre hasta nuestros dias. Querer cortar eso porque nadie compra un maldito cd obsoleto y terriblemente caro, en vez de cambiar el negocio a donde está la gente (internet) es como querer darse golpes contra la pared. Antes la gente se arriesgaba comprando un producto que podia gustarle o no. Ahora la gente, como hacen cuando compran un coche, intenta ver el contenido de lo que va a comprar. Y, aunque no lo reconozca la industria, se ha generado más dinero que pérdidas en ese sentido. Ejemplos absurdos, por ejemplo los sms para móbiles, que la gente se baja a pesar de los precios. O Farmville, y otros juegos Flash, los cuales deberíamos ver el dinero que han generado por compras para ampliaciones. O los comics electrónicos en flash como Cálico Electrónico, al igual que Pucca, que su merchandising ha superado todas las previsiones.

Me pregunto ¿que pensaría la gente cuando se creó la primera biblioteca? Ahora es lo mismo, pero más universal.

Dejo para finalizar, el enlace más optimista sobre el tema que he podido leer. Ésto es un buen comienzo de año.

No hay comentarios:

Publicar un comentario